Oncología.

En nuestro Centro prestamos una especial atención a los pacientes con "enfermedad tumoral", cada vez son más frecuentes las visitas de mascotas que padecen estas patologías, a las que prestamos tratamientos curativos en muchos casos y en otros al menos paliativos.

Actualmente estamos observando un incremento en el número de perros y gatos con tumores, o que padecen cáncer, este incremento se debe al aumento de la longevidad de estos, pero también a que diagnosticamos más casos debido a mejores diagnósticos, debido al avance en los conocimientos, métodos, y medios diagnósticos; también se debe al incremento de   diagnósticos en fases iniciales, debido a chequeos periódicos programados y a la preocupación de las familias por sus animales, y al gran avance en los tratamientos lo que produce un aumento en la cura y supervivencia de animales que lo padecen y lo sobrellevan en unas condiciones aceptables para su vida y la convivencia con nosotros.

Nuestros animales como parte integrante de nuestras familias, merecen toda nuestra atención y dedicación tanto en la prevención como en el tratamiento para mantenerlos en unas buenas condiciones de vida.

Nuestro interés esta orientado primeramente a la prevención, por medio de vacunas (como es la vacunación de leucemia felina en los gatos), cirugía preventiva en los animales que no están destinados a la reproducción (con operaciones como la orquiectomía y ovariohisterectomía), también con otras medidas preventivas dietéticas o ambientales. Luego hacemos hincapié en las revisiones o chequeos periódicos, en estas revisiones si se detecta un tumor pasamos a su identificación, y según esta se le aplica el tratamiento más idóneo, siempre es recomendable empezar a tratar a la primera señal de aparición del tumor, cuanto antes mejor, es generalmente mas sencillo y tiene mejor pronóstico, los tumores siempre con el tiempo van a peor, e incluso los benignos pueden malignificarse, se pueden evitar metástasis, incluso tumores malignos extirpados en sus primeras fases pueden considerarse erradicados.

Nosotros usamos el término de "enfermedad tumoral", pues consideramos que el cuerpo es un todo, y en el desarrollo de esta enfermedad, pueden estar afectados varios órganos o pueden llegar a estarlo, y hay interacción entre ellos, a causa de la enfermedad o del tratamiento.   Por lo que siempre que se detecta la enfermedad tumoral hay que realizar una revisión lo más amplia posible del animal, para conocer el estado general y poder elegir el mejor tratamiento para este enfermo.

En esta enfermedad es muy importante la comunicación entre el Veterinario y el responsable del animal enfermo, pues se debe informar de la naturaleza del tumor, posible evolución de la enfermedad, posibilidades y alternativas de tratamiento para esta enfermedad tumoral, y llegar a un acuerdo de colaboración sin el cual sería aconsejable no iniciar el tratamiento. En nuestro Centro aconsejamos no llegar al encarnizamiento terapéutico, que no conducen al bienestar del animal y su familia.

Damos tratamientos quirúrgicos, farmacológico o por quimioterapia,  o combinamos, en caso de que sea conveniente la radioterapia derivamos a Centro concertado.




En la secuencia de fotos, se puede ver de primera a última, una lesión en la trufa de esta Westi, que llevaba unos dos meses cuando nos fue presentado a consulta, como la perra se lo rascaba y frotaba se le puso un "collar isabelino" o campana, para evitar el autotraumatismo,  se le receto un tratamiento farmacológico para tratar de reducir la lesión, que con el tratamiento se focalizo;  se intervino y se extirpo la tumoración, se envío a anatomía patológica, donde se diagnostico como "mastocitoma cutáneo" tumor maligno de grado II, aunque con bordes quirúrgicos limpios,  se hará seguimiento por riesgo de metástasis, las dos últimas fotos son una semana y un mes después de la intervención.

Iremos dando más información.